Chakir el Homrani, Conseller de Treball, Afers Socials i Famílies y Antonio Guillén, Presidente del Comitè Català de Representants de Persones amb Discapacitat (Cocarmi), han firmado este pasado 22 de febrero, un acuerdo para impulsar un plan de choque para mejorar la inserción laboral de las personas con discapacidad y/o problemas de salud mental.

Tras el acuerdo, el Departament destinará 57M€ para promover la inserción laboral de las personas con discapacidad, 42,5M€ de los cuales para los CETS (subida del salario mínimo interprofesional) y 14’5M€ más, que se destinarán a la inserción laboral en la empresa ordinaria. De estos, concretamente 5M€ irán a favorecer el mantenimiento de puestos de trabajo de personas con especiales dificultades.

El acuerdo firmado también incluye, entre otros, solicitar el traspaso de competencias en relación a la normativa para la inserción laboral de las personas con discapacidad a la Generalitat de Catalunya, crear una comisión bilateral COCARMI – Departament de Treball, Afers Socials i Famílies, o desarrollar un plan de la inspección de trabajo para el cumplimiento de la reserva del 2% de los puestos de trabajo en aquellas empresas que no estén acogidas a medidas alternativas.