Hoy, Día Mundial del síndrome de Down, queremos reivindicar la condición de ciudadanos/as de pleno derecho y el poder disfrutar de una vida llena y socialmente inclusiva para las personas con síndrome de Down.

 

Las personas con síndrome de Down reclamamos una vez más:

– Las mismas oportunidades que todo el mundo a desarrollar al máximo nuestras capacidades. Esto quiere decir recibir una educación inclusiva y de calidad en todas las etapas de la vida, con los apoyos necesarios.

– Participar en cualquier acontecimiento social, sin exclusiones; tenemos opiniones, tenemos sueños, retos, y por eso queremos que la sociedad escuche nuestra voz como la de las otras personas, sin discriminaciones.

– Los derechos básicos que corresponden a cualquier persona. A trabajar, tener una vida independiente,  cuidar de nuestra salud y hacer deporte, tener espacios de intimidad, votar, movernos y viajar en libertad, tener pareja y formar una familia, o disfrutar de una jubilación con garantías.

 

Queremos una sociedad orgullosa de su diversidad.